Personal tools
Log in
Personal tools
Log in
Recently visited
Article belongs to

Latin America

Organizaciones de agricultores: Seguir en el trabajo
Published by
Logo: ETC Andes
You are here: Home Magazines Latin America Organizaciones de agricultores: Seguir en el trabajo Fortalecimiento organizacional

Fortalecimiento organizacional

Una comunidad organizada tendrá mayores oportunidades comerciales; será capaz de negociar y de poner sus propias condiciones. Los productores organizados tienen mayores ventajas que los productores individuales pues pueden comprar en conjunto y conseguir así mejores precios.

LEISA revista de agroecología | Octubre 2012 | Volumen 28 Número 3

Avances de la ANPE-PERÚ: marca 'Frutos de la Tierra' en las ferias ecológicas de todo el país. Foto: H. Van den Eeckhout, AGROECO
Avances de la ANPE-PERÚ: marca 'Frutos de la Tierra' en las ferias ecológicas de todo el país. Foto: H. Van den Eeckhout, AGROECO
En especial, tienen mayores posibilidades de acceder a la financiación de proyectos de desarrollo por el Estado o por instituciones de cooperación técnica. En una organización se suman las capacidades de sus miembros y ello ofrece mejores alternativas de solución ante los problemas que se puedan presentar en el camino de crecimiento de una organización.

Cabe precisar que, cuando hablamos de capacidades, no necesariamente se trata de capacidades técnicas; nos referimos también a las personales y sociales, que representan uno de los pilares fundamentales para el cumplimiento de los objetivos de la organización y con ello la obtención de resultados positivos y duraderos.

Dificultades que enfrentan las organizaciones de productores agrarios

'La organización potencia la acción y la acción fortalece a la organización'
'La organización potencia la acción y la acción fortalece a la organización'
El primer problema encontrado está en la propia organización: no cree en sí misma. Muchas veces se encuentran organizaciones que desde hace mucho tiempo trabajan con malos hábitos, los cuales son causantes de malos resultados que debilitan la convicción de sus miembros y a la propia organización.

Minimizar las diferencias personales y los malos hábitos de trabajo existentes entre los miembros de la asociación posibilita el trabajo conjunto, lo cual representa el primer reto por superar para encontrar el objetivo común, sólido y motivador, que propicie la confianza en sí mismos y en su organización.

Otro reto es la generación de compromiso con los objetivos de la organización y con las nuevas formas de trabajar que los mismos asociados van descubriendo y reconociendo como el camino que los puede llevar a obtener mejoras. Actualmente, este es el reto que está en proceso. Conviene precisar que los planes de fortalecimiento organizacional son procesos que requieren trabajar con la propia organización –y no para la organización– con el fin de lograr el beneficio del mayor número de miembros.

AGROECO espera que, al finalizar el proyecto, las dos asociaciones regionales de la Asociación Nacional de Productores Ecológicos (ANPE-PERÚ): Asociación Regional de Productores Ecológicos de Cusco (ARPE-Cusco) y Asociación de Productores Transformadores y Comercializadores Ecológicos de la Región Cajamarca (APER-Cajamarca), con las cuales trabajamos, se encuentren fortalecidas y que a partir del crecimiento de sus bases provinciales tengan el dinamismo necesario para el desarrollo de sus asociados, quienes estarán en mejores condiciones y capacidades para lograr producciones sanas, conservar y utilizar la agrobiodiversidad local e insertarse en procesos comerciales rentables, logrando así que las familias vinculadas a las asociaciones estén mejor alimentadas y que las mujeres y los jóvenes sean parte importante de este proceso.

Intentamos que la presente experiencia impulse el crecimiento de las distintas asociaciones regionales de productores ecológicos existentes en el Perú.

Los pilares del enfoque del fortalecimiento organizacional

Acciones del plan de fortalecimiento organizacional

1. Jornadas de capacitación

Plan de fortalecimiento organizacionalEn estas jornadas se toman acuerdos conjuntos. Constan de ocho sesiones en las que se tratan, de manera participativa, temas de trabajo relacionados a tres áreas específicas para promover mejoras en la organización: desarrollo organizacional, desarrollo personal y desarrollo económico.

En el área de desarrollo organizacional se trabajan temas como el diagnóstico y la generación de compromisos. Es importante destacar el trabajo que se realiza para que la organización identifique su propia cultura organizacional. El segundo tema es la estructura organizacional, donde se promueve que cada miembro identifique la mejor forma de funcionamiento de la organización y, con ello, su real función dentro de la misma. El tercer tema es planificación estratégica según los objetivos que se ha planteado el grupo en la primera sesión.

En el área de desarrollo personal se trabajan temas de liderazgo, herramientas de comunicación y trabajo en equipo. Se trata de lograr que cada miembro de la junta directiva de la organización inicie el desarrollo de sus propias capacidades personales para contribuir a la mejora de la organización.

En el área de desarrollo económico se trabajan dos temas principales: el plan económico, en el que se promueve una organización rentable y económicamente autosostenible, y la generación de proyectos de desarrollo para impulsar a que la propia organización genere sus propios proyectos, aprovechando las oportunidades existentes en la región, tanto en el nivel de financiamiento, como en la intensificación de la producción y acceso a mercados en condiciones propicias.

Los temas y el orden de trabajo en las jornadas de capacitación no son necesariamente definidos por el equipo facilitador, sino que este se adapta a la realidad y a las necesidades de la organización. En este proceso no existen formulas definidas; cada organización es diferente y tiene sus propias particularidades.

2. Seguimiento de acuerdos conjuntos

Esta acción busca que los acuerdos sean ejecutados en los plazos y formas establecidos. Es un seguimiento personalizado a cada uno de los miembros con el fin de que se sientan apoyados en la nueva etapa de trabajo asumida. Para los miembros de la organización, muchas veces esto significa asumir nuevos retos, ante los que se hace necesario un acompañamiento que ayude a que cada directivo pueda descubrir y superar las dificultades encontradas para el cumplimiento de sus funciones, este seguimiento está destinado a ir disminuyendo paulatinamente.

3. Asesoría

Considera a los profesionales del proyecto, quienes brindan asesoría a los miembros de la junta directiva de la organización para el cumplimiento de sus funciones dentro de la estructura organizacional establecida. La asesoría es de carácter técnico, pues el plan de acción a generarse requerirá –en algunos casos– de capacidades que los miembros de las organizaciones necesitan adquirir para asumir sus nuevas responsabilidades. A su vez, la asesoría permite a los profesionales de los distintos componentes del proyecto identificarse con la problemática interna de la organización.

Si bien muchas acciones de un proyecto de desarrollo están en la línea de lo técnico y lo económico, la mirada social es fundamental para definir planes viables.

Un buen diagnóstico inicial de la asociación es prioritario, no sólo para que los ejecutores del proyecto detecten dónde hay que trabajar, sino también para que la propia organización de productores o comunidad campesina pueda autodefinir sus fortalezas y –más importante aún– sus debilidades. La clave es creer en la gente que conforma la organización; en sus potencialidades y capacidades, e impulsar que ellos mismos las puedan visualizar y descubrir. Muchas veces esto significa potenciar lo que ya existe y que no había sido valorado.

Otro pilar importante, derivado de lo anterior, es que la propia organización sea la encargada de impulsar su propio cambio o desarrollo, logrando que se empodere respecto de su propio proceso y se convierta en la generadora de sus propias acciones de mejora.

Propiciada por muchos años de asistencialismo, existe en muchas organizaciones la tendencia a esperar que el proyecto les solucione los problemas. Es importante disminuir esta relación de dependencia entre la organización beneficiaria y el proyecto, el cual ha de ser visto como una oportunidad de impulso para las acciones que han previsto realizar.

Este concepto implica la generación de capacidades. No está ligado únicamente a lo técnico-productivo sino también al desarrollo de capacidades que favorezcan las relaciones sociales dentro de la propia organización y, con ello, contribuyan a potencializar las actividades de cada uno de sus miembros.

El plan de Fortalecimiento Organizacional dentro del Proyecto AGROECO

El fortalecimiento organizacional es una actividad central dentro de la estrategia de acción del proyecto. El equipo que lo conforma es consciente de que este plan será el componente que complemente, impulse y sostenga las diversas acciones generadas por los otros cuatro componentes del proyecto (Agrobiodiversidad, Mercados, Extensión y Aspectos Legales e Incidencia Política). No es un proceso sencillo, pero su aplicación es integradora tanto para la organización como para el mismo proyecto.

En el marco del proyecto AGROECO, el objetivo principal del plan de fortalecimiento organizacional es promover que las juntas directivas de la ARPE-Cusco y la APER-Cajamarca, tengan la capacidad de conducir su propio proceso de desarrollo estratégico. El plan se realiza a través de tres acciones básicas (ver recuadro).

Las tres acciones del plan no son escalonadas sino paralelas. Si bien el plan se inicia con las jornadas de capacitación, durante el desarrollo del proceso las acciones se complementan entre sí y son, por ello, producto de la respuesta de la organización.

Esta característica del proceso requiere el compromiso y entendimiento de todos los involucrados, incluyendo a la institución que lo implementa, pues no se trata del plan de un área del proyecto, sino del proyecto mismo.

Efectos de las acciones de fortalecimiento organizacional en el desempeño de los componentes del proyecto

Tres de los componentes del proyecto tienen acción directa en las actividades de desarrollo en campo: agrobiodiversidad, mercado y extensión (capacitación). En ellos destaca una serie de actividades que promueven la generación de capacidades técnicas en los productores, la mejora productiva con garantía ecológica, la mejora nutricional con los productos de autoconsumo y la inserción de los excedentes productivos en diferentes estrategias de comercialización.

Desarrollar cada una de estas actividades con los mejores resultados posibles, requiere que la organización que las lleva a cabo esté debidamente constituida y operativa. Allí está el reto del proyecto, pues si bien el componente de fortalecimiento organizacional es el que impulsa las pautas en las organizaciones, cada componente del proyecto se encarga de que dichas pautas se apliquen en las zonas donde interviene.

La complejidad del proyecto AGROECO, caracterizada por la intervención de cinco componentes con objetivos específicos, pero donde todos apuntan hacia un objetivo central, “la intensificación ecológica y socioeconómica de la pequeña agricultura andina en las zonas influencia del proyecto”, lo cual exige la sinergia entre los componentes, de tal manera que la acción de uno de ellos beneficie la acción de los otros.

Por ejemplo, una actividad muy importante que está promoviendo el componente de mercado, es el impulso a las ferias ecológicas como estrategia comercial y alternativa de salida rentable para los productores de la región. Dicha acción no solo requiere que el productor lleve sus productos a la feria, sino que requiere una organización de la oferta que permita a los productores establecer los momentos, volúmenes y productos (variedades) a sembrar. Para esto son necesarias bases provinciales activas y organizadas que lideren el manejo de la producción en los campos de cultivo de sus miembros. Es aquí donde el trabajo sinérgico entre los componentes de producción, mercado y fortalecimiento organizacional se constituye en una condición necesaria para que todos sumen sus esfuerzos hacia el logro del objetivo central del proyecto.

De la misma manera, estamos promoviendo el trabajo sinérgico entre los componentes del proyecto para la implementación de almacenes rústicos, fitotoldos, banco de semillas, sistemas participativos de garantía (SPG) y otras acciones. Todas ellas requieren de la intervención de productores organizados, de allí la función del plan de fortalecimiento organizacional como eje transversal de las distintas acciones emprendidas por los componentes del proyecto, con el fin de impulsar y asegurar el compromiso de los productores hacia un trabajo coordinado. De la misma manera, el trabajo de los componentes sumará hacia el objetivo de promover la organización de los productores.

Finalmente, otro factor de impulso a este plan se centra en la junta directiva de la base regional. Actualmente se han organizado coordinaciones para los cinco ejes temáticos que considera el Programa Operativo Anual (POA) de la ANPEPERU. Cada responsable de coordinación está diseñando acciones específicas y desarrollando estrategias que incorporan las actividades del proyecto, empoderándose de las mismas y propiciando así que el proyecto cumpla su finalidad a través del logro de los objetivos de la propia organización.

Ricardo Valle Niebuhr

Proyecto AGROECO, responsable del componente de Fortalecimiento Organizacional
Correo-e: rivallenie@yahoo.com

Document Actions
  • Print this Print this