Personal tools
Log in
Personal tools
Log in
Recently visited
Article belongs to

Latin America

Manejando la poscosecha
Published by
Logo: ETC Andes
You are here: Home Magazines Latin America Manejando la poscosecha Prácticas de cosecha y poscosecha del rambután en Soconusco, Chiapas, México

Prácticas de cosecha y poscosecha del rambután en Soconusco, Chiapas, México

El rambután, fruta exótica originaria de Malasia e Indonesia, se produce ahora en la región del Soconusco estado de Chiapas en México. Se ha desarrollado este cultivo como alternativa para la trasnformación de diferentes agroecosistemas que se encuentran fuertemente degradados. En Soconusco se están produciendo una gran cantidad de árboles con alta diversidad de colores y formas de frutos. El crecimiento extensivo ha permitido que se desarrollen técnicas de fructificación en tres tiempos de cosecha, evaluación de calidad de frutos y conocimientos técnicos necesarios para su manipuleo y almacenaje. El rambután con tan sólo 55 años de producción en México ya se está dando a conocer como una fruta exótica y atractiva para mercados internacionales.

LEISA revista de agroecología • 20-3 • diciembre de 2004

El rambután (Nephelium lappaceum L.) es un frutal exótico originario de Malasia e Indonesia, cuyo fruto fresco se consume cada vez más en los países centroamericanos, aunque su cultivo aún no ha alcanzado una amplia distribución en ninguno de ellos. Sin embargo, al igual que los pastos y otros cultivos perennes (cacao, café), este frutal constituye una de las alternativas reales para la transformación de diferentes agroecosistemas que se encuentran fuertemente degradados.

En México, en el estado de Chiapas y especialmente en la región del Soconusco, se han desarrollado zonas importantes para el cultivo del rambután. También en Honduras se han establecido algunas zonas para este frutal. Hoy en día, en el Soconusco se cultivan más de 200 hectáreas con plantaciones frutícolas comerciales. Entre éstas se destaca el Rancho San Alberto, ubicado en el municipio de Cacahoatán, con una superficie de 40 hectáreas. Este rancho es muy conocido por ser el pionero y el que tiene mayor producción. También, en los huertos de traspatio de este municipio crece un gran número de árboles de rambután, calculándose que existan unos 50.000 en producción, lo que equivaldría a una superficie compactada de 500 hectáreas.

La historia del rambután en América Latina y en México es aún muy corta. Este cultivo fue introducido en México entre los años 1950 y 1960. Durante los primeros 30 años el cultivo se mantuvo como una planta exótica y ornamental en algunas huertas familiares de la zona de Cacahoatán, Soconusco. Los problemas principales para su difusión han sido el desconocimiento de las prácticas de injerto, el miedo a los riesgos de la producción y la falta de información sobre estándares de calidad.

Hasta el día de hoy no existen en México normas para la propagación del rambután y para la calidad de sus frutos. La expansión del área de cultivo con árboles de desconocida calidad genética y la gran variabilidad de condiciones edafológicas y climáticas en el Soconusco están produciendo una alta diversidad en formas y colores de los frutos, como también que su calidad sea muy diversa.

El fruto del rambután es, generalmente, de forma globosa u ovoide con el pericarpio cubierto con espinas blandas de apariencia pilosa, que pueden ser de color amarillo, anaranjado o rojo; tiene un anaquel corto que provoca el secado rápido de las espinas, las cuales dentro de los 10 a 14 días de cosechados los frutos van perdiendo el color y se tornan de parduscas a negras. Esta pérdida de color de las espinas del fruto disminuye su valor comercial. Este fruto se consume exclusivamente fresco y su sabor es entre agridulce y dulce, con una pulpa muy jugosa. Su valor nutritivo es interesante por su alto contenido en vitamina C y riboflavina.

El árbol del rambután es de tamaño mediano (15 a 25 m de altura), el tronco puede llegar a tener de 50 a 60 cm de diámetro y su corteza es de color gris o café oscuro, el follaje es denso y la copa un tanto abierta. Es un árbol perennifolio y muy tupido, con hojas pinnadas compuestas que pueden llegar a medir de 7 a 30 cm de longitud. Sus flores son muy pequeñas, las cuales pueden ser hermafroditas y masculinas, nacen en panículas muy ramificadas. Hasta ahora, afortunadamente, el rambután no ha sufrido ataques de plagas ni enfermedades.

Manejo de la cosecha

En la región del Soconusco se han observado tres tipos de fructificación: precoz, normal y tardía. La cosecha del árbol precoz se inicia a principios de mayo y termina a fines de junio; la cosecha del árbol normal se hace de fines de julio a finales de agosto, y la del árbol tardío se inicia a principios de agosto y se termina a fines de octubre. Los árboles adultos llegan a producir de 100 a 300 kg de frutas.

Para llevar a cabo la recolección de los frutos de los árboles existen varios tipos de ganchos, cuchillas y tijeras podadoras, las cuales se atan a varas largas de bambú o a tubos de aluminio ensamblados telescópicamente. Normalmente, a estos instrumentos se les debe acoplar una red en forma de bolsa para evitar que el fruto caiga directamente al suelo. El corte del fruto se puede hacer por racimo o de manera individual, siempre y cuando se conserve el pedúnculo para evitar que la cáscara se rompa.

Después de la cosecha, los frutos se tornan rápidamente de color oscuro. Para conservar el color de la cáscara y la calidad gustativa de la pulpa se requieren dos condiciones: (a) un ambiente húmedo y (b) la conservación de la fruta a una temperatura baja (entre 5 y 10°C).

Como parte de un estudio de mercado, se realizaron encuestas a productores, técnicos, empresarios agropecuarios y al público en general de diversas partes de México. Los resultados indican que el rambután empieza a conocerse cada vez más en el país y que el fruto es sumamente apreciado por toda aquella persona que lo ha consumido. Es por ello que los productores de pequeña escala, los ejidatarios y muchos empresarios agropecuarios están interesado en lograr altas producciones de rambután para comercializarlo primero en México y, posteriormente, exportarlo a mercados extranjeros, donde se reconoce una fuerte demanda potencial para este fruto exótico.

Calidad del fruto de rambután

Las perspectivas para el cultivo de rambután en las zonas de Soconusco ubicadas de 100 a 650 m.s.n.m., son espectaculares. Existen en la zona experiencias profesionales de comercialización del producto, y también hay resultados positivos del cultivo ecológico del rambután. Debe reconocerse que Cacahoatán y Tuxtla Chico, sitios representativos de la agricultura de café, no lograron los resultados sobresalientes en el estudio, sin embargo, hoy en día, la calidad de los frutos de rambután en estos lugares es suficientemente buena como para cumplir con todos los parámetros del mercado.

El rambután prefiere áreas con alta humedad y baja evapotranspiración. En la zona de estudio se presentan, en la época seca, valores entre 69 y 79 % de humedad relativa y entre 78 y 84% en la época lluviosa. En el transcurso del año la temperatura oscila muy poco, registrándose variaciones de 1,5º a 2º C con el maximum en el mes de abril y el minimum en enero (Cacahoatán 23,9º C, Huehuetán 28º C). Estas condiciones climatológicas son óptimas para el cultivo del rambután.

Para determinar la calidad interna y externa de los frutos, se realizaron estudios en cuatro diferentes sitios con cultivo de rambután. En Metapa y Huehuetán fueron en huertas comerciales, y en Cacahoatán y Tuxtla Chico, a nivel de traspatio (Cuadro 1). Los parámetros para esta investigación han sido seleccionados en base a los estándares internacionales para la calidad.

Estos estándares internacionales para la comercialización de frutos de rambután piden un mínimo de 30 gramos por fruto (menos de 33 frutos por kg). Nuestros resultados muestran la situación actual en relación a los estándares internacionales y también las tareas necesarias para lograr un fruto de excelente calidad, con el respaldo de actividades de cultivo tales como el riego, raleo de los frutos pequeños, nutrición balanceada, así como los métodos de cosecha y poscosecha usados. En las plantaciones de la Estación Huehuetán se logró más de 50 por ciento de frutos aptos para su comercialización en calidad de exportación (Cuadro 2).

Manipuleo y almacenaje

La fruta del rambután es muy perecedera y hay que saber que el fruto tiene un carácter fisiológico sin posmaduración. Es muy importante un manipuleo muy cuidadoso a partir del corte de los racimos para mantener la calidad de los frutos y, además, se requieren condiciones adecuadas para su almacenaje posterior. Esto exige organizar un almacenaje con temperaturas bajas (5 a 10°C) y un rápido empaque y embalaje en condiciones controladas (bolsa de polietileno) para evitar la respiración y la deshidratación alta e impedir así, al máximo posible, la decoloración y negreo de las espinas.

Para mejorar las prácticas de empaque y almacenamiento y conocer en detalle la vida de anaquel del fruto de rambután hemos desarrollado estudios en diferentes condiciones de temperatura y empaque, los cuales muestran con claridad las ventajas que presentan las jaulas con temperaturas bajas (5 a 10°C) y el almacenamiento en bolsas de polietileno.

La experiencia en la comercialización tanto nacional como internacional del Rancho San Alberto, señala que una vez realizado el corte de los frutos, éstos se trasladan en rejas de plástico al área de empaque, donde se seleccionan por color, dulzura, desprendimiento de pulpa de la semilla, y por tamaño. Los frutos que pesan más de 30 gramos y poseen las demás características, mencionadas anteriormente, son enviados al área de empaque internacional y el resto de los frutos son para el mercado nacional, regional y local. No se utiliza ningún tipo de agroquímico y tampoco se lavan las frutas.

Los frutos destinados al mercado internacional son empacados en cajas de cartón, conformadas por un fondo y una tapa. La caja integrada mide 34 cm de largo x 30 cm de ancho y 8.6 cm de espesor, con una capacidad neta de tres kilogramos de frutos por caja. El empaque se realiza de la siguiente forma: primeramente se coloca en el fondo de la caja una tira de papel de china color blanco de 30 cm de ancho por 70 cm de largo, de tal manera que los extremos de la tira de papel salgan a ambos lados de la caja.

Inmediatamente se colocan en forma alineada los frutos previa inspección ocular para evitar algún tipo de basurillas o frutos deteriorados o dañados. Una vez que esté lleno el fondo de la caja, se coloca encima de los frutos otra tira de papel de 34 x 30 cm y sobre ésta se coloca un segundo nivel de frutos, de la misma forma que en el primer nivel. Cuando se ha concluido con el segundo nivel de frutos se tapa la caja, primeramente con los extremos de la tira de papel sobrante y posteriormente con la tapa de la caja.

Para que las cajas lleguen perfectamente a su destino final se les colocan esquineros y se -flejan- o -enzunchan- en paquetes de cinco. Después del -flejado- o -enzunchado-, los paquetes son transportados por vía terrestre -en camiones con cajas selladas herméticamente- hacia el aeropuerto internacional y de ahí son enviados por avión a su destino final. Previo a este proceso se realizan los trámites legales requeridos. Hasta ahora, se han exportado del Rancho San Alberto aproximadamente 33 toneladas de frutos de rambután (Cuadro 3).

Por otro lado, como se ha señalado, en el Soconusco crecen muchos árboles en casas-huertas familiares, y la gran mayoría de los frutos obtenidos se vende directamente al lado de estas casas. Además es una costumbre muy común vender la producción a los intermediarios, los cuales transportan los frutos a granel y los entregan a comerciantes minoristas, quienes venden los frutos al público en bolsas de polietileno de medio a cinco kilos de contenido. Aquí no se selecciona por tamaño ni se cumplen estándares de calidad.

VariablesMetapaHuehuetánCacahoatánTuxtla Chico
Diámetro del fruto (cm) 3,17 3,40
3,21
3,28
Longitud del fruto (cm)
4,26
4,11
3,74
Peso por fruto (g) 23,10
30,32
27,35
24,98
Diámetro del arilo (cm) 2,36
2,59
2,51
2,63
Longitud del arilo (cm)

3,34
3,28
3,05
Peso del arilo (g) 11,06
14,98
13,90
14,06
Color (1: amarillo, 5: rojo)
3,73
3,49
3,54
3,07
Enfermedades
19%
73% 50% 35%
Insectos
22% 25% 20% 7%
Frutos chiquitos pegados 32% 19% 10% 8%
Color de las espinas y grado de deshidratación
(0: fresca, 6: deshidratado)
1,13
2,76
2,05
0,54
Sabor (1: dulce, 4: ácido), 1,50 2,24 2,60 2,29
Jugosidad y carnosidad
(1: muy jugoso y carnoso, 5: seco)
2,27 1,60 1,50 2,57
Adherencia de la pulpa
(1: ninguna, 5: muy fuerte)
2,88 2,63 2,40 1,71
Cuadro 1. Parámetros más importantes de la calidad externa e interna del fruto de rambután
SitioGrupos de calidad
número de frutas/
kg < 33

número de frutas/
kg 33-40
número de frutas/
kg > 40
Metapa 12% 28% 60%
Estación Huehuetán 57% 18% 25%
Cacahoatán 19% 56% 25%
Tuxtla Chico 14% 43% 43%
Cuadro 2. Distribución del número de frutas por kilogramo en porcentaje
Año
JapónCanadáEstados UnidosTotal
2000 6.012 0 0 6.012
2001 6.488 0 0 6.488
2002 1.550 285 0 1.835
2003 3.445 0 2.316 5.761
2004 0 0 13.370 13.370
Cuadro 3. Exportaciones en kilogramos del Rancho San Alberto

Conclusiones

Hoy en día, el rambután es una fruta exótica atractiva para los mercados de los países fríos y, de la misma manera, para los mercados locales y regionales de los países productores. Como mencionamos al inicio, el fruto del rambután empieza a ser cada vez más conocido en México y esto lo demuestran los resultados de los estudios de mercado realizados en diversas partes del país.

Las respuestas obtenidas de las personas a quienes se les aplicaron las encuestas (productores agrícolas, técnicos y público en general) evidencian que este fruto es sumamente apreciado por todo aquel que lo ha consumido y que los empresarios solicitan una mayor producción que les permita comercializarlo, primero en México y luego en el extranjero. La producción de los agricultores de pequeña escala y la de las huertas de traspatio es generalmente vendida por el mismo productor de manera ambulatoria. También hay intermediarios que compran los frutos y los llevan a zonas del país que no tienen este cultivo, como Chiapas, Veracruz, Yucatán, Quintana Roo, entre otras.

Este cultivo podrá ser una alternativa accesible y económica para una transformación ecológica de zonas frutícolas y cafetaleras en altitudes entre los 100 y los 700 m.s.n.m. Sin embargo, esta oportunidad requiere actividades mucho más enérgicas y programadas, cuyo objetivo principal deberá ser lograr el mantenimiento de la calidad externa e interna de los frutos mediante la aplicación de métodos correctos en la cosecha y poscosecha, y las medidas adecuadas durante el proceso de la cadena: empaque, embalaje y almacenamiento hasta la venta.

Alfonso Pérez Romero y H. Alfred Jürgen Pohlan

Alfonso Pérez Romero

Rancho San Alberto, Cacahoatán, Chiapas.
Universidad Autónoma de Chiapas, Entronque Carretera Costera y Estación Huehuetán, Huehuetán, Chiapas; Facultad de Ciencias Agrícolas, Campus IV.
Correo electrónico: rambutan212@msn.com

H. Alfred Jürgen Pohlan

El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR)
Apdo. Postal 36, 30700 Tapachula, Chiapas, México.
Correo electrónico: drjpohlan@excite.com

Referencias

  • Vanderlinden, E., H. A. J. Pohlan y M. J. J. Janssens, 2004. Culture and fruit quality of Rambutan (Nephelium lappaceum L.) in the Soconusco, Chiapas, Mexico. En: Fruits, 59 (5).
  • Vanderlinden, E., H. A. J. Pohlan y M. J. J. Janssens, 2004. El cultivo de rambután (Nephelium lappaceum L.), una alternativa para zonas cafetaleras en Centroamérica. En: CD Memorias Convención TROPICO 2004, Cuba.
  • Pérez Juárez, H., 2003. Calidad del fruto de rambután (Nephelium lappaceum L.) bajo diferentes formas de manejo poscosecha. Tesis profesional, C-IV, UNACH, Huehuetán, Chiapas.
  • Pérez R.A. y J. Pohlan, 1999. La importancia del rambután (Nephelium lappaceum L.) en el Soconusco. En: Pohlan J., Borgman J., Memoria Diplomado Internacional en Fruticultura Sostenible, Talleres de Nacional Gráfica, Tapachula, Chiapas.
  • Ramirez T., Ch. Alix y A.Rafie, 2003. Guía para la propagación del rambután en Honduras. En: FHIA, San Pedro Sula.
  • Tindall H.D., 1994. Rambutan cultivation. En: FAO Plant Production and Protection Paper 121, Roma.
Document Actions
  • Print this Print this