Personal tools
Log in
Personal tools
Log in
You are here: Home Magazines Latin America ¿Globalizarse o localizarse? Impactos de la globalización en la agricultura de la Comunidad Andina

Impactos de la globalización en la agricultura de la Comunidad Andina

Written by Luis Gomero Osorio

En la Comunidad Andina, la reforma en el campo ha estado orientada casi exclusivamente al aumento de la producción y a las exportaciones de los medianos y grandes productores, pero no se han contemplado estrategias concretas para el combate a la pobreza rural sobre la base de la reactivación de las unidades productivas, sólo se toman medidas paliativas basadas en el apoyo alimentario, que distorsiona una serie de aspectos sociales de la vivencia campesina y afecta la soberanía alimentaria.

LEISA revista de agroecología • 17-2 • octubre 2001

Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela conforman la Comunidad Andina de Naciones (CAN). Este órgano tiene como finalidad permitir una coordinación efectiva de las instituciones que lo conforman para profundizar la integración subregional, promover su proyección externa y consolidar y robustecer las acciones relacionadas con el proceso de integración2 .

La organización del CAN se circunscribe a las tendencias actuales de formar bloques económicos afines en el marco de la globalización. En este sentido, su desarrollo depende de las pautas políticas, económicas y técnicas concretas que el modelo neoliberal diseña para implementar las reformas en las diferentes actividades productivas. Su objetivo está orientado a facilitar la apertura de la economía al mercado internacional, sanear las finanzas públicas y crear condiciones macroeconómicas para incentivar la inversión, especialmente relacionada con la exportación de alimentos y materias primas.

Estas medidas políticas han afectado directamente la economía campesina debido a la desprotección de los productores rurales de parte de los gobiernos. Se redujeron la capitalización del campo y los subsidios a la producción, se eliminaron los precios de garantía, se dejó al mercado como regulador absoluto de la competitividad, con repercusiones nefastas para el 80% de los pequeños productores de la subregión y muchos beneficios para las grandes corporaciones de alimentos, semillas e insumos agrícolas.

Además, la reforma en el campo ha estado orientada casi exclusivamente al aumento de la producción y a las exportaciones de los medianos y grandes productores, pero no se han contemplado estrategias concretas para el combate a la pobreza rural sobre la base de la reactivación de las unidades productivas, sólo se toman medidas paliativas basadas en el apoyo alimentario, que distorsiona una serie de aspectos sociales de la vivencia campesina y afecta la soberanía alimentaria.

Consecuencias del proceso de globalización

Los cambios en los modelos de producción agrícola han originado una reubicación geográfica masiva y una reagrupación de los sistemas de producción orientándolos hacia la especialización, con cultivos extensivos en algunos sitios, pastizales y ganado en otros, eliminándose la diversificación productiva como estrategia de desarrollo. Los ecosistemas cultivados ahora son más simples, uniformes y extensos; la especialización productiva se sustenta en el monocultivo y el uso intensivo de insumos externos.

Podemos decir que la subregión es un escenario económico atractivo para continuar con la implementación del modelo neoliberal. Con la incorporación de los países al ALCA3 y a la OMC4 , se estaría facilitando que la dependencia tecnológica se mantenga, que las grandes empresas se beneficien de los recursos genéticos y la biodiversidad, afectando directamente la soberanía alimentaria de las comunidades locales.

De la agricultura campesina a la revolución verde

Para los economistas globalizados la agricultura campesina no es competitiva y representa una carga social pesada para los gobiernos que tienen como paradigma el modelo neoliberal, razón por la cual las políticas que se vienen implementado en la subregión se orientan hacia la llamada “modernización de la agricultura”, sustentadas en el modelo tecnológico de la “Revolución Verde”.

Un indicador de estas medidas políticas son los subsidios específicos a los insumos agrícolas importados, los cuales están propiciando en los países de la subregión el incremento del comercio de los agroquímicos. Por ejemplo, los gastos por importaciones de plaguicidas entre 1991 y 1998aumentaron significativamente: en Bolivia, en 248%; en Colombia, en 316%; en Ecuador, en 103%; en Perú, en 223%; y en Venezuela, en 194% (ver Cuadro 1), lo que demuestra que los sistemas productivos se están haciendo más dependientes de estos insumos y de la expansión del monocultivo.

Este tránsito forzoso de la agricultura campesina hacia la modernización viene generando altos costos sociales y ambientales. La destrucción y degradación de los recursos naturales se aceleran en las diferentes zonas agroecológicas, se pierden paulatinamente los conocimientos técnicos locales, se facilita los procesos de migración del campo a las ciudades y se expone a los agricultores a los riesgos de manipulación de los agrotóxicos, además de los problemas de contaminación de los agroecosistemas.

A esto se suma la importación de alimentos, cuyos efectos tienden a destruir la base productiva de la agricultura local. Un indicador de esta situación es la balanza comercial, que en la mayoría de los países de la subregión es negativa. El caso del Perú constituye un ejemplo claro de los efectos de la globalización, que han dejado al agro en uno de sus peores momentos históricos y donde, en una década, no se ha logrado tener una balanza comercial positiva.

Cuadro 1: Importaciones de plaguicidas en general en los países miembros de la Comunidad Andina (millones de US$)

País

Bolivia
Colombia
Ecuador
Perú
Venezuela

1991

8,5
34,5
52,9
12,9
11,6

1992

5,2
29,1
27,6
S/I
16,8

1993

10,3
37,2
42,7
23,9
16,6

1994

S/I
42,2
44,6
36,2
17,2

1995

11,1
50,5
55,9
30,6
36,3

1996

17,1
58,5
79,9
40,6
33,2

1997

28,4
72,6
75,1
40,6
33,2

1998

26,1
88,3
107,4
41,7
34,2

Fuente: CEPAL, abril 2001 Elaboración: RAPAL/RAAA

Cuadro 2. Liberaciones y evaluaciones de los cultivos transgénicos en los países miembros del CAN

País

Especie

Transformación Genética

Solicitante

Bolivia
Soya

Soya RR-resistente a glifosato

Monsanto Bolivia S.A


Algodón

Algodón Bt

Monsanto Bolivia S.A


Papa

Papa resistente a nemátodos
PROIMPA

Algodón

Algodón Cry/CryIAc o Bt/Bt resistente a lepidópteros
Monsanto Bolivia S.A

Algodón
Algodón RR tolerante a glifosato
Monsanto Bolivia S.A
Colombia
Algodón
Resistencia a plagas y insectos
Monsanto Colombia

Arroz
Resistencia hoja blanca
CIAT

Yuca

Resistencia a plagas
CIAT

Brachiaria
S/I
CIAT

Stylozantes
S/I
CIAT

Café
S/I
FEDERACAFE

Caña azúcar
Resistencia hoja amarilla
CENICANA
Ecuador
Por el momento no se han reportado
Perú
Papa
Para investigación
CIP
Venezuela
Papaya
Resistencia al virus anular de la papaya
Universidad de los Andes-Venezuela

Fuente:CEPAL, abril 2001

De la revolución verde a la revolución genética

El proceso de globalización continúa, los cambios tecnológicos apuntan hacia la consolidación del modelo de producción monocultivista. Ahora podemos decir que el nuevo salto será de la “Revolución Verde” hacia la “Revolución Genética”. En este sentido, la ingeniería genética es el nuevo instrumento tecnológico para definir las pautas de manejo de los sistemas de producción.

En la subregión ya se ha empezado con la introducción de los cultivos transgénicos a nivel de investigación. Sólo existe un cultivo que legalmente ha recibido autorización para su producción en Colombia (clavel); en el resto de los países miembros del CAN no existen aún extensiones con cultivos transgénicos. Sin embargo, en todos los países sí se ha liberado una serie de cultivos con características especificas.

La mayor liberación de cultivos transgénicos se ha producido en Colombia y Bolivia; en los otros países se ha solicitado la liberación de cultivos específicos: papa (Perú) y papaya (Venezuela); y no se tiene información sobre el Ecuador. Como se puede apreciar, la aplicación de esta nueva tecnología de la “Revolución Verde” está en proceso de evaluación. La tendencia es que los países finalmente cedan a la presión de las grandes transnacionales y de los inversionistas.

Luis Gomero Osorio
Red de Acción en Plaguicidas y sus Alternativas para América Latina (RAPAL)
Red de Acción en Alternativas al Uso de Agroquímicos (RAAA)

Referencias

Miguel Izam y Valerie Onffroy de Verez, 2000: El sector agrícola en la integración económica regional: experiencias comparadas de América Latina y la Unión Europea, CEPAL, Santiago de Chile. CEPAL, 1999: Efectos sociales de la globalización sobre la economía campesina: reflexiones a partir de experiencias en México, Honduras y Nicaragua. FAO, 2000; La alimentación y la agricultura en el mundo: Enseñanzas de los últimos años.

Document Actions
  • Print this Print this